Etiquetas

, ,


La palabra diligencia, a la que yo le atribuía el significado de ‘esmero y cuidado al realizar algo’ (como virtud en contra de la pereza), resulta que abarca otros significados.
En adición al que yo intuía, significa ‘rapidez y prontitud al realizar algo’. En definitiva, ‘ser ágil a la par que eficiente’.
El significado más llamativo con el que me encontré, particularmente, es el de ‘carruaje’:

Definición de la RAE (acepción cuarta de diligencia)
Coche grande, dividido en dos o tres departamentos, arrastrado por caballerías y destinado al transporte de viajeros.

Finalmente, se le denomina también a los ‘trámites administrativos, así como a las actas de los mismos’.
Referente a esta acepción, tengo un vago recuerdo sobre el uso de diligencias como ‘gestiones, o encargos’ fuera del ámbito administrativo; como también se diría en algún país latinoamericano: ‘hacer unas vueltas’. Mañana tengo que ir a la capital a hacer unas diligencias.

Algo así como diríamos aquí hacer unos recados o mandados. Sinceramente, gusto más del ejemplo, aunque mi instinto me haga relacionar la palabra con lo administrativo y el papeleo.