Anglicismos que no son

En el español, tenemos un determinado número de palabras que, de primeras, parece provenir de la lengua de Shakespeare. Y, si bien están formadas según las reglas de este idioma, y a pesar de incluso aparecer algunas en sus diccionarios, no tienen ni mucho menos el significado que le confiere el español.

A este tipo de palabras, se las conoce como «falsos anglicismos». Pues son vocablos que provienen del inglés, por su forma, pero su significado no coincide con el de esta lengua. Aunque existe una ingente cantidad que podrían catalogarse como tal fenómeno, trataré aquí solo tres de ellas, que son tan corrientes en el día a día, que tal vez más de uno no se haya parado a pensar en ellas.

La primera y más evidente es la archiconocida «esmoquin», así castellanizada según figura en el diccionario de la RAE, y que uno pensaría que en inglés sería smoking. Los que ya manejan un poco el inglés, sabrán que se equivocan, pues la traducción directa no sería tal. En inglés, significa literalmente eso, ‘fumar’, a diferencia del español. La etimología de la palabra en nuestro idioma probablemente tenga que estar ligada con esta acción, muy clasista o elitista, acorde con el hecho de vestirse este célebre traje masculino. La correcta traducción en inglés, fuera de su literalidad, sería tuxedo o dinner jacket.

Otra palabra que, a bote pronto, nos hace pensar en el inglés es «footing». Sin duda, perfectamente construida según las bases inglesas; el sustantivo foot (‘pie’) acompañado de la forma –ing para hacer referencia a una acción. Esta palabra, curiosamente, la tomamos prestada del francés. ¡Oui, del francés! Fueron nuestros amigos galos lo que tuvieron la ingeniosa idea de crear semejante vocablo, ya que parecían carecer en su idioma de la manera de contemplar el concepto de ‘actividad física al aire libre consistente en recorrer largas distancias a un ritmo moderado e incesante’. Por lo tanto, nuevamente, esta palabra no es un anglicismo como tal. En inglés, esta palabra no tiene para nada el significado del español y del francés, sino que se usa en ciertas expresiones para significar ‘equilibrio’ (como en I lost my footing, ‘perdí el equilibrio’), así como ‘base, estado o posición’ (p. ej., The firm is on a solid financial footing, ‘la empresa tiene una base financiera sólida’). La correcta traducción en inglés sería jogging.

La última palabra de la que hablaré y que podemos tildar de falso anglicismo es «playback». En efecto, lo primero que le viene a uno a la cabeza con esta palabra es lo que hacen algunos cantantes famosos, que no se dignan a cantar en directo ante sus fans, por las razones que sean, sino que se contentan con hacer acto de presencia y mover los labios al son de la música.  Pues, así es, con este preciso significado la palabreja es un falso anglicismo, pues en inglés no tiene precisamente este sentido. Si bien algo parecido, en inglés viene a hablar de la reproducción de sonidos e imágenes previamente grabados; playback es literalmente ‘reproducción’. Por lo tanto, no tiene el sentido del español de únicamente cantar moviendo los labios con una grabación, sino que en inglés para «hacer playback» ellos dirían lip-synching o miming.